No has visto nada igual VOLVER

Los paisajes naturales más alucinantes de África

África es un continente sorprendente, con paisajes que parecen venir de otro planeta. Todo es extremo, enorme y absolutamente bello.

Avenida de los Baobabs, Madagascar


La avenida de los Baobabs une las ciudades de Morondava y Belon'i Tsiribihina en un camino flanqueado por 25 extraños y perfectos árboles de Baobab, algunos de ellos con 30 metros de alto y 800 años.


Parque del Humedal de iSimangaliso, Sudáfrica



El Parque del Humedal de iSimangaliso, el mayor estuario de África, que alberga el bosque sobre dunas más grande del mundo. ¡Algunas de esas dunas alcanzan los 180 metros de altura!

Chott El Jerid, Túnez


Chott El Jerid es un extenso lago salado disecado. O lo que es lo mismo, un manto uniforme de sal y sulfatos que a la vista del sol se vuelve rosa, como si de un truco de magia barato se tratara. Pero esto es pura realidad, producto de los restos que el agua salada dejó una vez que se evaporó.

Dallol, Etiopía


Dallol es uno de los puntos más calientes de la Tierra con temperaturas que superan los 40 grados centígrados. La zona, situada a unos 60 metros por debajo del nivel del mar, contiene manantiales de colores contrastados (verdes, amarillos, blancos...) debido a las diferentes mezclas del agua con azufre, sulfuro, sal...

Montañas de Drakensberg, Lesoto

Las montañas de Drakensberg -en la frontera con Lesoto- poseen paisajes a medio camino entre la Suiza bucólica y el Himalaya, pero en el centro de Sudáfrica. Si vas en julio, lo más probable es que encuentres... ¡nieve!

Centinelas en el desierto blanco de Farafra, Egipto

El anti-desierto. Esto es Farafra, situado en el norte de Egipto, muy cerca de El Cairo. No hay infinitas extensiones de arena y dunas, sino que el paisaje se salpica de formaciones de piedra caliza de formas más que caprichosas -incluso artísticas- creadas por la acción natural de los vientos y el golpe de la arena, tras siglos y siglos de erosión.

Parque Nacional de Hell's Gate, Kenia


El Hell's Gate es el u?nico Parque Natural de Kenia en el que esta? permitido hacer un safari a pie o en bicicleta. Así podrás estar verdaderamente cerca de todos esos animalitos que retrataban en El Rey León.

Valle de Karnasai, Chad


Conocidas como las 'torres Ennedi', estos pináculos rocosos se alzan (o más bien, 'respiran') entre la infinita extensión de arena del desierto del Chad. En realidad, los agresivos picos que sobresalen del mar de arena están formados por piedra arenisca y parecen una suerte de muralla sepultada bajo la arena.

Kilimanjaro, Tanzania


Tres volcanes inactivos, Shira, Mawenzi y Kibo. Este último es el más jóven geologicamente hablando y el más alto, pues es su pico el que alcanza los 5.891 metros y corona al Kilimanjaro como el punto más alto de África. Su cumbre esta sembrada por los célebres campos de hielo.

Parque Natural del Lago Nakuru, Kenia


Las grandes colonias de aves migratorias, con los flamencos a la cabeza, convierten el Parque Nacional Lago Nakuru en temporada alta en uno de los mejores observatorios de vida animal del planeta. Un espectáculo inigualable. El hecho que las aguas del lago sean muy alcalinas y que por tanto sólo algunas especies de algas puedan sobrevivir en él, es lo que lo hace tan célebre entre los pájaros rosas.


Lagos Ubari, Libia


En medio del desértico paraje del Sáhara, en Libia, varios manantiales de agua salada brotan bajo la arena para formar espectaculares oasis que dan aliento a hombres y animales. El más conocido es el lago Um el Ma'a (en la foto), por ser uno de los más hermosos. Su nombre significa Madre de las aguas.

Erg Chebbi, Marruecos


Erg Chebbi es el único erg del Sahara en Marruecos (el erg es la región arenosa de un desierto y se contrapone a hamada, el desierto pedregoso).Sus dunas tienen una altura máxima de 150 metros, que sirven a los marroquíes para enterrarse en ellos durante los meses más calurosos del año. ¿La razón? Se considera un tratamiento para el reumatismo.

Desierto Rub' al Khali, Arabia


Inhóspito y completamente deshabitado -salvo por pequeñas especies de arácnidos y roedores-, el Rab al Khali es uno de los mayores desiertos de arena del mundo. Incluido en el inmenso desierto de Arabia, sus temperaturas alcanzan los 55 grados en verano, mientras que sus imponentes dunas superan los 300 metros.

Volcán Nyiragongo, Congo


El Nyiragongo forma parte, junto con otros siete volcanes, del paisaje de las montañas Virunga, y es uno de los volcanes más activos del planeta. Además, el lago de lava de su cráter es todo un símbolo del Congo.

Selva tropical, Madagascar


Los lémures son unos primates endémicos de Madagascar, que se concentran en las selvas tropicales de la isla. Una curiosidad: reciben este nombre por los fantasmas de la mitología romana debido a las estrepitosas vocalizaciones que emiten, sus ojos brillantes y los hábitos nocturnos de algunas de sus especies.

Río Luangwa, Zambia


Las grandes crecidas del río Luangwa en las épocas de las lluvias (de diciembre a marzo) lo han salvaguardado de la construcción de carreteras cercanas a su cauce, convirtiéndolo en una barrera natural y un paraíso de la biodiversidad, en la que habitan hipopótamos, cocodrilos, todo tipo de aves migratorias...


Monte Kenia, Kenia


El Monte Kenia posee 5.199 metros de paisaje cambiante y vistas delirantes. Vístete a capas y prepárate para una secuencia totalmente aleatoria de frío-calor-frío-más frío-calor infernal.

Playa de Noordhoek, Sudáfrica


La playa salvaje y remota que fascina a todo el que viaja a Sudáfrica es muy conocida para su pintoresca costa y su orilla larga, amplia y arenosa.

Cráter de Ngorongoro, Tanzania


En medio de la Sabana africana se alza el Cráter de Ngorongoro, en Tanzania. Con 20 kilómetros de diámetro, este volcán se ha convertido en el hogar de una infinidad de animales, muchos de ellos amenazados, como el rinoceronte negro. En la zona se organizan numerosos safaris para observar de cerca a elefantes, leones, antílopes, cebras, leopardos y otros grandes mamímeros, y la etnia de los Massai suele pastorear con sus rebaños en el cráter.

Parque Nacional del Serengeti, Tanzania


La vida animal de África es el mayor tesoro del continente, y una de sus reservas más espectaculares está en el Parque Nacional del Serengeti en Tanzania. Por sus 13.000 kilómetros cuadrados campan a sus anchas loepardos, leones, búfalos cafres, rinocerontes, elefantes y el resto de la fauna africana. Naturaleza salvaje en estado puro.


Desierto del Sáhara, África


La zona árida más extensa del Planeta la encontramos en África, en el Desierto del Sáhara. Un paraíso de dunas y arena donde derretirse de calor a más de 50 grados. Su extensión es casi igual al territorio que ocupa China: más de nueve millones de kilómetros cuadrados forman este desierto en el norte del continente africano que abarca once países.

Parque Nacional de Virunga, Congo


En el Parque Nacional de Virunga, hábitat natural del gorila de montaña, se han encontrado familias de hasta 30 miembros. En sus ríos viven unos 20.000 hipopótamos, que comparten hábitat con numerosas aves que invernan en el parque, procedentes de Siberia.

Comparte tu opinión | Dejanos un comentario

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales.

Últimas noticias

Destinos asiáticos

Destinos asiáticos

Koh Rong: un Paraíso de Playa en Camboya

Recomendaciones para viajeros

Recomendaciones para viajeros

Krabi : Naturaleza y Playas perfectas

Lugares fascinantes

Lugares fascinantes

Angkor, la ciudad perdida del antiguo reino de Camboya

  © 2019 | Revista GO | Todos los derechos reservados | Politicas de privacidad